jueves, 22 de noviembre de 2007

Ejemplo de un dilema ético profesional.

Luis es director de ventas en una empresa que fabrica suelas para zapatos. Es por lo tanto Luis el encargado de seleccionar a los clientes y acordar precios en base a los ofrecimientos de cada uno.

Luis y la empresa X llevan ya mucho tiempo haciendo negocios, variando cada mes la cantidad de zapatos vendidos y la cifra económica, sin embargo pareciera que su relación se ha ido deteriorando porque cada vez les es más difícil llegar a buenos acuerdos.

La empresa X toma acción y a escondidas le propone a Carlos, el jefe de Luis y gerente general de la empresa, dejar a Luis fuera de juego. Propone negociar directamente entre la empresa X y Carlos, obteniéndo así la empresa X un precio un poco más bajo y ofreciendo a Carlos una cifra (comisión mensual) muy tentativa como recompensa.

Si tu fueras Carlos, independientemente del tipo de relación que lleves con Luis. ¿Qué harías?

A) Aceptar la oferta. B ) Rechazar la oferta y decirle a Luis lo sucedido.

2 comentarios:

Alberto dijo...

si son amigos no acepto pero si no me llevo bien con el si acepto

René Valenzuela / Alejandro Borrego dijo...

En la entrada anterior, mencionamos que para para hacer lo correcto podrías ponerte en los zapatos del otro y pensar que me gustaría que eligieran si yo estoy en el otro lugar y otro va a decidir afectandome con su decisión.

Te sugerimos que leas el archivo de Adela Cortina, te puede ser muy útil.